Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

ETNOGÉNESIS DE LOS GRUPOS GERMANOS (SIGLOS III-IV D.C.)

Desde el siglo IV d. C., las bandas anárquicas de guerreros germanos jóvenes (Jungmannschaften) que, guiados por jefes militares deseosos de gloria, se habían separado a lo largo del siglo anterior de sus grupos étnicos de origen para buscar la guerra, comenzaron a transformarse junto al limes o frontera del Imperio en formaciones étnicas nuevas. En este momento, las necrópolis muestran grupos de guerreros acompañados en sus nuevos lugares de asentamiento por mujeres y niños , pues los asaltantes ya no regresan tras cada incursión de saqueo, cargados de botín, a sus territorios originales; ahora se les han unido, por tanto, otros grupos de edad atraídos por la protección militar y las posibilidades de enriquecimiento que ofrece la frontera. La etnografía histórica nos enseña que este momento es también el de constitución de nuevas alianzas políticas entre los recién llegados (godos, burgundios o hérulos) y los grupos residentes (carpos, dacios, sármatas) en las tierras que aquéllos comienzan a ocupar de forma más estable. No sabemos cuáles fueron las bases de estas “alianzas” entre recién llegados y grupos "residentes", pero es probable que la constitución de las nuevas confederaciones estuviera presidida por lazos de clientela y uniones matrimoniales entre elites que permitieran legitimar el acceso a la tierra y creara nuevas líneas de parentesco “socializado”, es decir, nuevas comunidades políticas. Según Reinhard Wenskus (Stammesbildung und Verfasung), estas nuevas entidades políticas se compondrían de miembros procedentes de distintos medios étnicos que reconocieron como propias las leyendas y las genealogías de los grupos germanos dominantes. Y, ciertamente, la mayoría de las formas arcaicas de agrupación política parte de mecanismos de parentescos ficticios entre grupos heterogéneos que a la vez quedan territorializados (p. e. las tribus romanas primitivas). Por la misma época, las bases organizativas del poder comienzan a transformarse en otro sentido en estas comunidades: a la autoridad de los jefes basada en su valentía y en el reparto del botín (aristocracia) sucede el poder personal de carácter hereditario (nobleza), pues entre los jefes tribales que se señalan al frente de los grupos étnicos en batalla del siglo IV d. C. (p. ej. Los alamanes) se mencionan “dinastías” que incluyen hermanos, padres, hijos y sobrinos que ocupan distinto rango dentro del organigrama “real” del poder. Se verifica, de este modo, el paso del simple parentesco a la alizanza política y de las formas heróicas de poder aristocrático (autoridad) a otras nobiliarias (poder) que implican un control permanente sobre bases económicas y una clara territorialización de los grupos germanos… Tales son las bases de constitución y transformación de los grupos humanos en procesos que hoy se conocen como de etnogénesis.

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: