Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

LA RELIGIÓN DEL DINERO

La mayoría de la gente cree en el dinero. No digo que quiera ser rica (¿quién no lo desea?), sino que cree en el dinero. Creer en el dinero es independiente de ser rico o ser pobre, es creer que el dinero puede multiplicarse por sí mismo; que unos ahorrillos en un banco pueden ser el comienzo de un pelotazo en el que el dinero se dedique a crecer por arte de birlibirloque, sólo con saber dónde colocarlo. Es creer que la deuda es la madre de todas las riquezas, que un sistema que se basa en que un banco presta noventa veces más de lo que tiene con la esperanza de recuperarlo y volver a prestar noventa veces noventa, puede sostenerse eternamente; que el dinero barato y la desregulación del crédito es la forma de que la riqueza se estire como chicle y alcance a todos, cuando en realidad lo único que crece es la deuda; que un Estado puede colocar en deuda pública todos los meses no sé cuántos millones y devolverlo el día en que la deuda haya generado más dinero (no sé cómo); que la financiación pública depende de imprimir billetes para pagar a los bancos que tienen nuestra deuda y que compren más deudas con estos billetes; que la cantidad de dinero es independiente de la cantidad de riqueza, porque, al fin y al cabo, no es más que deuda que se traduce en esperanza de recibir lo prestado más los intereses; que la mano invisible incluye una voz de la conciencia que hace a los hombres más hacendosos para pagar su deuda (y los intereses)… En el fondo, es un sistema teológico con su propia profesión de fe y en ella creemos sin pensarlo, como sucede con todos los credos, porque cuando se cree mucho en una cosa uno no se da cuenta ni de que cree en ella, la confunde con la realidad y no repara en que es una simple creencia. Pero, en verdad, el dinero no existe. O existe en tanto creamos en él, no mucho más… Y esto abre la interesante cuestión de los grados de existencia. Pero esa es otra historia…

Compartir este post

Repost 0