Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

LAS MINAS DEL ILÍRICO Y LA POLÍTICA IMPERIAL (238-332 D.C.)



En la Notitia Dignitatum (XIII.,15) me reencuentro felizmente con la referencia al Comes metallorum per Illyricum, porque un tema al que vengo dándole vueltas desde hace algunos días se refiere al papel económico-político de las minas ilirias (hierro, plomo, plata y oro) que me parece que está en el centro de muchos de los desarrollos del siglo III y el IV d. C. Creo que esto puede explicar el papel de los ejércitos del Illyricum desde mediados del siglo III d. C. en la política imperial y seguramente exista una conexión entre la administración militar de la región, los territorios mineros, el desarrollo de las guerras civiles y la defensa de la frontera danubiana hasta época de Constantino y más allá.

Leo en un autor serbio (Slobodan Dusanic) que se dedica a estos temas que los metalla de Nórico-Dalmacia-Panonia-Mesia Superior (luego Mesia I) (en especial la región mesia de Dardania) eran administrados de manera conjunta por una administración trans- y extraterritorial dirigida seguramente por un(os) procurator(es) metallorum ¿establecidos desde el siglo II d. C? que debe(n) ser antecedente(es) inmediato(s) del Comes metallorum per Illyricum. Plantea Dusanic que la admistración minera descansaba en varios pilares interconectados: los territoria de los vici mineros, progresivamente sustituidos por los municipii y las coloniae en la administración de los saltus extraterritoriales, el ejército y la administración fiscal de los portoria (portorium Illyrici).

La municipalización de los territorios mineros fue muy controlada y reducida, porque no convenía que las ciudades privilegiadas tuvieran amplios territorios desgajados de los cotos extraterritoriales, aunque, a cambio, estas ciudades (como en la etapa anterior los vici peregrinos) ofrecían un apoyo administrativo importante, dadas las obligaciones que progresivamente fueron cayendo sobre las curias municipales al respecto del control administrativo de las minas. Esta sería la razón por la que aparecen ediles territorii contributi en las pocas ciudades de la zona [suponiendo que los territorios contributos sean áreas fiscales atribuidas administrativamente a los municipios y colonias (metalla municipii Dardanoum, colonia metallorum Domavionarum)]. Una relación similar parecen tener con los territorios mineros determinados elementos del staff militar, como un soldado de la legio VII que aparece citado en una inscripción como librarius officii praefecti territorii. Desde fines del siglo II estos prefectos serán caballeros sexagenarios (normalmente), con atribuciones también militares.

Da la impresión de que hay un esfuerzo por militarizar y centralizar la administración de los cotos mineros, sacándola incluso de la organización provincial estándar, tendencia que me parece que es reforzada por emperadores como Claudio II o Aureliano que ponen fin al descontrol anterior en la zona, poniendo a raya a los bárbaros del Danubio que inestabilizaban la zona desde 238. Luego, Diocleciano reorganiza la región, constituyendo incluso una provincia en Dardania, dentro de la Diócesis de Mesia y visitando las áreas mineras en torno a Sirmium (Panonia, pero en la frontera con Mesia). Son precisamente Aureliano y Diocleciano los emperadores que reforman la moneda de plata que vuelve a tener un 5% de metal precioso, ¿lo que se señala con la leyenda XXI (¿1 parte de plata por cada 20 partes de metal?)? También los análisis de las monedas de oro del período dejan ver que son Claudio, Aureliano y Diocleciano los que comienzan a acuñar oro “fresco” no procedente de las refundiciones del stock anterior.

En cualquier caso, el esfuerzo es demasiado grande para los réditos que se sacan (especialmente con respecto a la plata), lo que obliga a Constantino a buscar nuevas fuentes de metal (expolio de los templos, compras obligatorias de oro por vía fiscal…). Creo que la solución viene dada finalmente por el foedus de 332 con los godos transdanubianos, un foedus que las fuentes de la época califican como excesivamente ventajoso para los bárbaros. Pero es que desde este momento, el papel de los godos me parece fundamental en el tráfico del oro de los Urales en dirección a la frontera del Danubio. Eso es al menos lo que señala de nuevo la metalografía que muestra a partir de Constancio II la presencia de trazas de platino en las monedas de oro, lo que se interpreta como indicio de una procedencia exterior a las fronteras del imperio.

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: