Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

LO FINITO Y LO INFINITO COMO FORMAS DE RELACIÓN

Filosóficamente, una "relación infinita" se caracteriza por el hecho de que un extremo de esa relación ("natura naturans") crea al otro ("natura naturata"). Esta es la base, pese a sus diferencias, de doctrinas como el creacionismo religioso, la Sustancia spinozista (con residuos de la idea de creación por emanación) y, por supuesto, la Fenomenología hegeliana. El posmodernismo le añade la posibilidad de que la parte "naturata" tenga también sus efectos sobre la parte "naturans", con lo que la relación se hace más inestable. Dice Sloterdijk que, metafóricamente, el soplo divino sobre el muñeco de barro actúa como un "spiritus" ("pneuma") insuflado en un recipiente hueco que lo devuelve, transformado con ello a su creador. Esta clase de relación se llama, entonces, infinita, porque no hay un límite claro entre lo que genera y lo que es generado, lo que incluso hace complejo el proceso, pues ya se ha visto que lo generado puede llegar a ser generador. Frente a este concepto, la "relación finita" crea un espacio de separación entre los dos extremos de la misma: una causa genera un efecto, pero en todo momento, el efecto y la causa mantienen su independencia, incluso (o sobre todo) temporal. Cada concepto, el de "relación infinita" y el de "relación finita", tiene su campo de aplicación: el sentimiento y la razón, lo emotivo y lo racional, respectivamente. Decía Weber que había que saber distinguir entre explicar (erklären) y comprender (verstehen). Ninguna de estas instancias debe imponerse sobre la otra.

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: