Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

LOS UNOS Y LOS OTROS

En general, las normas morales,incluso en religiones "ecuménicas" como el cristianismo, obligan para con los miembros de la comunidad (fieles) y no tanto para con los extraños (gentiles). La caridad con estos últimos es piadosa, pero no obligada. De hecho, se considera excepcional: hospitalidad. Por eso, los prestamistas, igual que los comerciantes que en el fondo son vistos como ladrones, suelen ser extranjeros. Fidel, el sucesor de Paulo en la sede episcopal de Mérida (s. VI) era un comerciante oriental de quien se dice expresamente que al ascender al episcopado perdonó las deudas resultantes de su actividad como prestamista (y, verosimilmente, liquidó sus negocios "mundanos). El prototipo del usurero en Europa es el judío, puesto que éste no pertenece a la comunidad y, por lo tanto, tiene menos escrúpulos morales con los no judíos. En esto reposa parte de la memoria antisemítica de Europa, porque tampoco los cristianos se sentían moralmente obligados con ellos. De hecho, el episodio del Mio Cid en el que éste engaña a unos judíos de Burgos devolviéndole un préstamo en pesadas arcas llenas ¡de arena! no sólo es el ejemplo más antiguo conocido del timo de la estampita, sino también una magnífica ilustración de que, incluso para un héroe o precisamente para él, engañar al extraño es casi una obligación. También por eso los nobles emprendedores que se embarcan en busca de aventuras practican la piratería abiertamente y sin vergüenza alguna. La tradición trapichera de los gitanos y su fama de poco fiables no es nada "consustancial" a esta ¿etnia? Es un ejemplo más de esta tendencia universal a relajar los escrúpulos frente a los que no son de los nuestros.

Compartir este post

Repost 0